Muchas formas de decir ¡Feliz Navidad!

Muchas formas de decir ¡Feliz Navidad!

Siempre hemos dicho que “el corazón de Rumbau son las familias”. Es por eso que en esta fecha tan especial como es la Navidad, hemos querido entrar un poco en el  corazón de algunas familias del club, que comparten algo en común: Son familias mitad españolas y mitad extranjeras. ¿Cómo preparan la navidad? ¿ Que extrañan de su país de origen? ¿Cómo logran fundir las tradiciones y crear la suya propia? Estas son algunas preguntas que cada quien, a su modo y estilo, nos lo revelan. Creemos que disfrutaréis y os enriqueceréis conociendo un poquito de ellas.

Família González Roche

familia González Roche

Familia González Roche

La Familia González Roche está compuesta por: Kelly, la madre, quien lleva 26 años en España. Ella es de Saint Etienne (Lyon), Angel,el padre y los dos hijos Nicole (socia de Rumbau) y Gaël.

Kelly nos cuenta que, en Francia, se suele poner el houx” que es un arbusto muy parecido al muérdago, porque da buena suerte.  También es muy típico que desde el 8 de diciembre se enciendan velas en las ventanas, todo es muy iluminado . En Francia no se celebra tanto el 24 sino mas bien el día 25, se celebra con una comida especial y una cena larga. Algo típico para comer es el “buche de Nöel” (tronco de Navidad pero que es helado). Y los dulces típicos son los “papillot”, de chocolate rellenos y envueltos. Dentro esconden chistes adivinanzas o petardos.

Kelly nos comenta que en  Francia no hay tantas tradiciones como en España. En su familia siguen la tradición del Caga Tió , quién les trae sobre todo muchos libros, porque es una familia que le encanta leer.

 

Familia McGrath Benito

Familia McGrath Benito

Família McGrath Benito

La familia McGrath Benito está compuesta por: James McGrath   (padre),Isabel(madre), Paul (16), Moira (14), Clara (13)socia de Rumbau. James e Isabel  son profesores.

James e Isabel se conocieron en Escocia en 1991 y un par de años después James decidió vivir en Barcelona. James es escocés, pero sus raíces son irlandesas, por lo cual, él sigue las tradiciones de Irlanda.

La familia McGrath Benito prepara la navidad con mucha ilusión: Poniendo el Belén, el arbolito, con la confesión para prepararse para esta fecha tan importante, aunque también James extraña algunas tradiciones de su país, por ejemplo: El intercambio de regalos el dia 25 de diciembre en vez del 6 de enero. También extraña  la comida tradicional de Navidad de la manera que se hace allí : “Abrir los Christmas crackers y  leer en la mesa los chistes malos que te encuentras dentro, “pelearse” sobre quién se come la pechuga o la pierna del pavo, elegir si comer crema de verduras o de pollo, Christmas pudding, etc”

Los días 24 y 25, pasan la Navidad con la familia de Isabel, pero el 26 de diciembre, James con dos de los hijos van a Edimburgo a celebrar “Boxing Day” con los McGrath. El dia 26 se reúne toda la familia, unas 25 personas, cenan y después se organizan varios juegos: quizzes -juego de preguntas por equipos-,  juegos de palabras, etc. Es un día muy divertido donde todos lo pasan realmente bien. Boxing Day es una tradición familiar de Irlanda – los adornos de Navidad eran una vela en la ventana de la casa. Significa la luz del Jesús el salvador y además para que alguien que estaba de viaje y estaba cansado o con hambre , por la luz sabía que en la casa era bien recibido.

Para los McGrath Benito la Navidad es para celebrar el nacimiento de Jesús y tiempo para la familia. James e Isabel piensan que lo mejor que le pueden dar a sus hijos como regalo esta navidad es enseñarles a dar valor a las cosas que realmente valen la pena como la vida, la fe, la paz y la familia.

 

Familia Aliaga Barbarán

Familia Aliaga Barbarán

Família Aliaga Barbarán

La familia Aliaga Barbarán está compuesta por Magali(madre),Oscar(Padre) y Paula(8 años)  socia de Rumbau y Nicolás (5 años).

Magali y Oscar son dos ingenieros peruanos, que viven en España más de 18 años.

Magali y Oscar dicen que en Perú y España las fiestas se viven prácticamente de la misma manera, con mucha alegría, ilusión, cantando villancicos y con mucho ambiente navideño, aunque en Perú es verano y eso si echan a faltar.

Ellos van preparando la Navidad con mucha ilusión, suelen cambiar la música actual por villancicos y cada año aprenden uno nuevo;  además disfrutan visitando los belenes montados por toda la ciudad. Les encanta preparar su hogar para la llegada del niño Jesús,  montar el belén, el árbol y sobre todo a Nicolás inaugurar el calendario de adviento.

El 24 de diciembre en su casa hay música, alegría, preparan la cena entre todos y siempre reciben la visita de familiares y amigos y celebran el nacimiento del niño Jesús…siendo los niños los protagonistas.

El 25 de diciembre empiezan el día muy pronto, ya que los niños se levantan a abrir los regalos y les encanta grabarlos y ver sus caritas de felicidad.

Intentan vivir estas fiestas centrados en el nacimiento del niño Jesús, en la esperanza, el reencuentro, los buenos deseos.

Lo que le quieren  transmitir a sus hijos es la fe en Dios, el amor, el respeto a la familia, y que la navidad no es sólo regalos, es una fiesta para compartir con los demás.

Oscar y Magali dicen que sus hijos también les regalan la alegría de volver a vivir estas fiestas con ilusión.

La Familia Aliaga Barbarán desea que éstas sean unas fechas de reencuentro con Dios y con la familia.

 

La familia Castellblanque Pallarés

Familia Castellblanque Pallarés

Familia Castellblanque Pallarés

Irene nos cuenta sobre su familia: “Estoy casada desde hace 25 años con mi marido, Mariano y tenemos dos hijos maravillosos, Nora, que ahora tiene 16 años y Mariano que tiene 18 años.

Yo soy medio alemana y medio española, ya que mi madre es alemana, concretamente de Berlín, y mi padre era de Barcelona. De pequeños, tanto mis hermanos como yo nos hemos criado en las dos culturas, la alemana y la española. Mis padres, con mucho acierto, siempre procuraron que aprovecháramos la ventaja de tener dos culturas, dos idiomas y por eso somos perfectamente bilingües. Yo soy farmacéutica. Mi marido, Mariano, es de un pequeño pueblo de Guadalajara y a los 17 años vino a Barcelona a estudiar COU y luego a la universidad en la que hizo carreras: Profesor, Periodismo, Publicidad y RRPP, y luego se doctoró en publicidad. Hace ya más de 25 años, tras trabajar como creativo en varias multinacionales de publicidad, creó su propia agencia (Traducciones de Publicidad) . Siempre tuvimos claro que para nuestros hijos, aparte de la formación humana y espiritual, eran muy importantes los idiomas, y por eso desde que nacieron les hablo alemán. Con este objetivo para su formación elegimos el Colegio Alemán de Barcelona, y completada la primera fase en los últimos años en el colegio Xaloc y Pineda respectivamente. Actualmente Nora está en 4º ESO y mi hijo Mariano en primero de ADE en una universidad alemana”

La familia va preparando la navidad fundiendo  las tradiciones de ambas culturas para la Navidad. Para ellos el inicio de las Navidades lo marca el calendario de Adviento.

Tienen sus tradiciones desde que empieza el primer domingo de adviento: “El primer domingo de Adviento hacemos una reunión familiar y se enciende la primera vela. Normalmente esta reunión la hacemos como una merienda, con galletas típicas de Navidad caseras, que tienen formas de motivos navideños. Es un bonito momento de reunión familiar. También es típico escuchar canciones típicas de Navidad (Weihnachtslieder), que a los niños tanto les gusta cantar, sobre todo cuando eran más pequeños. Después del primer Domingo de Adviento, llega el día de San Nicolás (Nikolaus) que es el 6 de diciembre. Es tradición que el día 5 por la noche, los niños dejen unos calcetines en algún lugar de la casa, que suele ser debajo del árbol de Navidad o en la chimenea y el Nikolaus los llene de mandarinas, castañas y algún pequeño regalo. Y finalmente por supuesto antes del día 24, los niños le escriben una carta al Niño Jesús (Christkind) o al Papa Noel (Weihnachtsmann) pidiéndoles lo que les gustaría recibir como regalos para el día de la Nochebuena, el 24 de diciembre.

Podríamos decir que el día 24 de Nochebuena es para los niños alemanes el equivalente al día de Reyes para los niños españoles.

Nosotros celebramos para los niños el día 24 pues así tienen todas las vacaciones de Navidad por delante para disfrutar de los regalos”

También en la cultura alemana y española hay diferencias y similitudes al vivir el tiempo de navidad: “En Alemania, la Navidad se celebra los días 24,25 y 26 con reuniones familiares. La tradición dice que el árbol de Navidad se adorna el mismo día de la Nochebuena. Hay dos rituales antes de poner el árbol, el primero es encender la primera vez las velas que iluminarán el árbol. El segundo ritual es preparar los chocolates y los dulces para colgarlos en el árbol de Navidad. A parte de poner adornos de madera, de cristal, de cera, de porcelana, se colocan figuritas de chocolate, de azúcar y de mazapán. Para colocar las velas en las ramas del árbol, se necesitan una especie de candelabro pequeño con pinzas. Una vez decorado el árbol, se toma el té con galletas de jengibre, canela y almendras, las míticas Pläzchen. Después del té se empieza a preparar la cena y alrededor de las siete de la tarde, cuando la cena está lista, se apagan las luces y se alumbran las velas del árbol, las velas del Adventskranz y otras velas situadas en las mesas del comedor y de la sala de estar. Es la hora en la que los niños tienen que esconderse, para que el Christkind llene de magia la Nochebuena, la música se ponen en marcha para escuchar antiguas canciones de Navidad, los regalos reposan sobre las mesas o debajo del árbol de Navidad”

Pero esta familia se la ingenia para combinar ambas tradiciones, Irene nos cuenta: “En mi familia es tradición celebrar la Nochebuena el día 24 con una cena y con los regalos que trae el Christkind. Entre todos decoramos el árbol de Navidad, que suele ser un abeto artificial que decoramos con los motivos navideños más diversos, y siempre relacionados con el Nacimiento.

Para combinar las tradiciones, ponemos un pequeño Belén, al pie del árbol.

El día 24 lo celebramos con una cena familiar donde nos reunimos con toda la familia más allegada, como padres, hermanos, etc. Sobre las 7 de la tarde nos reunimos para recibir al Christkind que trae los regalos. Todos se tienen que esconder por la casa, menos mi marido y yo, que somos los que vamos a preparar los regalos, colocándolos debajo del árbol, y encendiendo las velas del árbol y apagando todas las demás luces, y de fondo ponemos los Weihnachtslieder. Cuando está todo preparado, tocamos una campana, que es la señal de ya pueden salir todos de sus escondites y acercarse al árbol, para ver qué les ha traído a cada uno.

Después de los regalos cenamos en familia. Son muy típicos los asados, que mi madre cocina maravillosamente acompañado de lombarda, y ensalada de patatas (Kartoffelsalat). Después de la cena, nos vamos a la Misa del Gallo.

Yo creo que es el momento más bonito del año, porque estamos todos juntos, puesto que en mi familia vivimos muy alejados unos de otros y la Navidad consigue reunirnos a todos.

Para nosotros la Navidad es la época más especial y bonita del año, porque como ya he dicho anteriormente, consigue reunir a toda la familia. La Navidad es tiempo de celebración, regalos, ni­ños, alegría y familia, pero también es época propicia para el reencuentro con nosotros mismos, con la Divinidad y con los demás.  

Creo que es un buen momento para ser solidario y hacer el bien a personas necesitadas para las que justamente esta época se hace especialmente dura. Por eso procuramos ayudar a personas necesitadas donando ropa y alimentos o simplemente haciendo una buena acción con las personas que lo puedan necesitar. También es un buen momento para la reflexión, de hacer balance del año que ha pasado. Es momento de definir en qué áreas puedo mejorar, en qué he fallado, y qué puedo hacer este nuevo año que entra para mejorar. También es un momento de agradecimiento. Llamar a esas personas que apreciamos, y desearles FELIZ NAVIDAD, decirles que las queremos, que apreciamos lo que hacen por nosotros. Y por supuesto, es tiempo de unirnos más si cabe con Dios, mediante el recogimiento, la oración y la reflexión”

Para la familia de Irene y Mariano, sin duda, el mejor regalo que le pueden dar a sus hijos es la formación: formación académica, pero sobre todo a la formación humana y espiritual. Y para conseguir esto, lo primero de todo , piensan que es ser un buen ejemplo para ellos, ya que son, su principal modelo a seguir, al menos hasta la adolescencia. Otro valiosísimo regalo es dedicarles  tiempo. Ofrecerles tiempo sin prisas, para explicar las cosas con calma, y así crear un clima cómodo para que se animen a compartir sus inquietudes, pensamientos o emociones.

A su vez, el mejor regalo que sus hijos le pueden dar  es poner en valor todo lo que les han enseñado e inculcado desde pequeños. Que su apasionada dedicación a ellos, se vea reflejada el día de mañana en unas buenas personas que puedan ser útiles a la sociedad y sobre todo, que sean felices.